Virtualización de servidores sin intermediarios

Programas de virtualización compilados como parte del núcleo

El rasgo distintivo principal entre los KVM VPS y prácticamente todos los demás servidores virtuales es la propia tecnología de virtualización. Por medio de KVM, no es necesario ejecutar cualquier aplicación de virtualización adicional en el servidor – en lugar de esto, las instrucciones de software imprescindibles se preparan en el interior del sistema operacional del anfitrión. Así se reduce considerablemente aquella parte de los recursos que el servidor debe reservar para ejecutar módulos extra dejando al mismo tiempo estos recursos a disposición de los huéspedes creados en el servidor. La eliminación de el tal nivel de comunicación adicional además acorta los tiempos de espera de entrada/salida, condicionando efectivamente el funcionamiento más rápido de su servidor VPS.
Virtualización de servidores sin intermediarios

Acceso rápido a los recursos del servidor alocados

Disposición de los recursos del servidor reservados exclusivamente a su favor

El método de virtualización revolucionario que se usa para la creación de los Servidores Privados Virtuales KVM pone en práctica la idea de una eficiente utilización de los recursos del servidor a disposición. El método KVM se compila sin más en el SO del servidor físico y permite a las máquinas virtuales comunicarse directamente con el propio servidor físico lo que elimina el momento de pasar cada una de las solicitudes por la capa de virtualización. Esta redundancia en la comunicación reducida da lugar a un rendimiento del Servidor Privado Virtual mucho más rápido.
Acceso rápido a los recursos del servidor alocados

Un control absoluto en lo que se refiere al sistema operativo

La limitad total de desplegar el sistema operativo que le apetezca

Una limitación de los Servidores VPS, en comparación con los servidores dedicados, suele ser el sistema operativo en especial – generalmente usted no puede instalar un SO si este no entra en el elenco de SOs que hay en la infraestructura del proveedor. Contando con Servidor Privado Virtual KVM, no obstante, tiene la opción – en gran medida - instalar cualquier sistema operativo cuyas características coinciden con los parámetros de su servidor y el hardware del servidor central. Lo que es posible como parte del algoritmo específico de la virtualización KVM. KVM se incorpora directamente en el SO del servidor, con lo que queda garantizada la comunicación directa de las máquinas virtuales con el servidor físico, descartando la necesidad de facilitar más un nivel de comunicación, presente en numerosos otros sistemas de virtualización.
Un control absoluto en lo que se refiere al sistema operativo
  • Centro de Datos de EEUU
  • Centro de Datos de EEUU

    Steadfast, Chicago, IL